Perdon - Esencias florales nuevo

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Perdon

Fórmulas
Es muy difícil juzgar si es válido para el otro, que sufra por dolores o situaciones por las que nosotros jamás sufriríamos.
De la misma forma que uno no puede entender porque el otro sufre, también es muy difícil justificar resentimientos que no entendemos, ni comprendemos, que conducen a la falta de perdón, y por consiguiente de paz.
La falta de perdón tiene motivos propios lo suficientemente valederos para cada uno, como para actuar y sentir de esa forma. Siempre está basado en heridas muy grandes, que solo nos permiten que veamos solo lo que sentimos al respecto.
Ello para existir tiene una intensidad emocional enorme y proporcional a nuestra herida.
Perdonar, es para nosotros en realidad, para estar tranquilos con nuestras vidas y poder seguir con ella enteros, y no en pedazos.
Perdonar nos permite volver a amar y estar en paz.
Paso a transcribir un concepto maravilloso del perdón encontrado en Wikipedia: (http://es.wikipedia.org/wiki/Perd%C3%B3n)
“El perdón es la acción por la que una persona, el perdonante, que estima haber sufrido una ofensa, decide, bien a petición del ofensor o espontáneamente, no sentir resentimiento hacia el ofensor o hacer cesar su ira o indignación contra el mismo, renunciando eventualmente a vengarse, o reclamar un justo castigo o restitución, optando por no tener en cuenta la ofensa en el futuro, de modo que las relaciones entre ofensor perdonado y ofendido perdonante no queden afectadas o queden menos afectadas. El perdonante no "hace justicia" con su concesión del perdón, sino que renuncia a la justicia al renunciar a la venganza, o al justo castigo o compensación, en aras de intereses superiores. El perdón no debe confundirse con el olvido de la ofensa recibida. Quien la olvida no perdona, pues no adopta una decisión de perdonar. Tampoco perdona quien no se siente ofendido por lo que otras personas considerarían una ofensa. Tampoco perdona quien deja de sentirse ofendido tras las explicaciones del presunto ofensor que hacen ver la inexistencia originaria de ofensa alguna. El perdón es obviamente un beneficio para el perdonado, pero también sirve al perdonante (que también está interesado en ver recompuestas total o parcialmente sus relaciones con el ofensor y en ocasiones cumple al perdonar una obligación moral o religiosa) y a la sociedad, pues contribuye a la paz y cohesión sociales y evita espirales de venganzas, motivo por el que religiones y diversas corrientes filosóficas lo recomiendan.
También se habla en un sentido impropio de perdonar un castigo, una deuda u otro tipo de obligación, en el sentido de renunciar a exigirla.”
Esta fórmula floral tiene la misión de desensibilizar las heridas y brindarnos un poco de paz, para así darnos otras opciones aparte de la de sentir el dolor que produce la falta de perdón. Nos ayuda a encontrar el camino hacia la paz y la evolución, donde podemos vincularnos de forma armónica con nuestro mundo de relaciones.
En este caso, esta fórmula es una facilitadora del perdón, hace que sea más fácil. Ello disminuye la tensión, el enojo y el resentimiento, pero siempre el paso final está en manos del ofendido y también del ofensor. Este floral no suple lo que nos toca realizar.
En casos de que el enojo y el resentimiento inhiban nuestra capacidad de perdonar, puede ser acertado usar también la fórmula de Limpia Enojo, y/o Paz mental.
ELABORADO CON FLORALES DE:
Trompeta roja: Conecta con la necesidad de meditar, estar en el medio. Permite visualizar soluciones amorosas a los conflictos. Permite la negociación, mediación, el equilibrio y percepción de todos los puntos de vista.
Rosa Blanca: Permite alcanzar el perdón y la reconciliación. Limpia la tristeza.
Lirio: flexibiliza los puntos de vista fijos y favorece la conexión profunda con el otro, atenuando las distancias. Para personas con ideas inamovibles.
Ceibo: La flor del resentimiento-Liberación, Heridas encarnadas en el alma”
Cala negra: nos lleva de la obscuridad a la luz
Coralia: Perdón - Reconciliación – Fecundidad - Resentimiento – Ira – Bronca
Preguntas para saber si es para usted:
¿Le cuesta perdonar?, ¿siente que el otro no se merece?, ¿y usted?, ¿está resentido? ¿Está resentido por algo?
¿Vivió situaciones muy injustas que aún lo perturban?, ¿le cuesta olvidar?
¿No se puede perdonar a usted mismo?, ¿algo de su pasado?
¿Cree usted que perdono, pero cuando recuerda, le vuelve el dolor, bronca?
Cuando sale en un test intuitivo: Es señal de que en este momento en su campo áurico/ energético, queda todavía la energía del dolor/ sufrimiento, y que el mismo no ha sido olvidado como tampoco sus agraviantes. Los florales nos ayudan a perdonar, pero si de verdad queremos consolidar este trabajo, conviene acompañar el uso de esta fórmula, con acciones que consoliden el tema, como ser novenas de perdón, practica del Hoʻoponopono, meditación EMDR, etc..
Cuando perdonamos de verdad, olvidamos el “derecho a venganza o a sentirnos ofendidos”.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal