Cerraja - floralesmisioneras

Vaya al Contenido

Cerraja

Diagnostico > Intuitivo > Juego de la vida > Florales
 Cerraja: Esta flor permite sanar abusos del pasado o temas guardados. Permite afrontar el síndrome de la huida... Uno nunca huye hacia la vida. Es para cuando hay deseos de rajarse,  irse. no estar aquí... Obsérvate si no quieres estar aquí, donde te gustaría estar. ¿Eso te da fuerzas?

MAS DETALLES:

Positivo: abre y sana tu mundo interior
Negativo: ganas de irse, de no estar, de ir a otro lugar más cómodo.
Resumen:
Podría decirse de esta flor, que es la llave que abre los secretos del corazón. Nuestras heridas guardadas, las que no podemos contar. Lo que sufrimos por dentro en soledad. Las que si pudiéramos, olvidaríamos.
Sin embrago, hay situaciones que nos hacen correr el riesgo de que aquello “tan bien guardado” y que hace daño, quieran salir a la luz, y a veces no estamos preparados.
De pronto una madre maltratadora, pasa el tiempo, el hijo ya grande le va a visitar, pero no se queda mucho, la saluda y se va. Se raja (cerraja). Porque quedarse un poco mas es comenzar a sentir o a revivir algo que guardamos adentro con dolor. Por eso y en esas situaciones, “nos rajamos”.
Otro ejemplo, vamos a la casa de una persona posesiva, a veces antes de que ocurra algo, ya decidí irme.
A veces ese es el motivo de las visitas cortas. En ocasiones esperamos a alguien con ansia, sin embargo, esta un rato y se va, se raja.
En realidad, se raja de sí mismo. Del encuentro con realidades, situaciones internas, dolores, molestias, que si se quedara en ese lugar rememoraría, saldrían a la luz, a veces uno se abre y cuenta por el solo hecho de quedarse un rato más.
Otras veces, tenemos cierto temor a la desilusión, a enamorarnos, a ponernos en un aprieto por sincericidios, etc.
Cuando nos quedamos, florece lo que sentimos, se abre, nos obliga a enfrentar, a darnos cuenta, a mostrarnos, y fundamentalmente, a ir mas allá, al lugar donde estas sensaciones son solo el obstáculo para llegar a una relación mas cómoda y espontanea, natural, mas amorosa, o al menos, sincera.
Aspectos negativos que trata:
Incomodidad en la relación.
Incomodidad con el cuerpo, con uno mismo.
Molestias y/o ganas de irse cuando estoy en un lugar, sepa o no porque se produce.
Enojo, desconcierto, angustia.
Sensación de encierro, Ser ermitaño. Huraño, que nadie me moleste.
orgullo excesivo, alma endurecida,
Se siente encerrado, encapsulado. Y así como uno no siente nada, esta desconectado de las emociones casi impermeable, frio, distante e inalcanzable. Rígido y aparentemente imperturbable
Aspectos positivos que brinda:
Despreocupación, liberación, placidez, ganas de disfrutar de los acontecimientos, de las reuniones, de las relaciones.
Mas interés en las relaciones humanas que en las tecnológicas.
Ganas de relacionarse con los demás, de abrirse, de contar, de disfrutar.
Apertura, abrirse a los demás, permitirse contar lo que me sucede o sucedió, aunque sea grave doloroso o vergonzoso.
Abre el corazón, acompañado en ocasiones de compasión por los demás y por estados de los más desvalidos.
Ideal para no salir huyendo cuando todo se complica.
Comentarios: Ideal para trabajar con la orquídea del abrazo. Cuando abrazamos, en un momento queremos huir. Allí tomar o usar la cerraja y volver a abrazar.
Puede sedar mucho, dar sueño, cansancio, propio del aflojamiento.
Diferenciación floral:
Hay tres florales que trabajan el deseo de huir
Cala Negra: Dejar todo e irse por excso de negatividad del entorno y/o propia.
Orquídea rol: uno se quiere ir porque no encuentra su lugar, misión, vocación, destino. O se resiste a ocupar su rol.
Cerraja: irse para no abrirse
Estos florales son ideales para trabajar el “síndrome de la huida” que explica Hamer y la biodescodificacion.
Para los nómades, que siempre están queriendo partir.
Nardo y nardo enamorado: ganas de irse y abandonar todo
Mandarina: uno quiere irse por ansiedad
Cuando sale en un test intuitivo:
Puede que te estés guardando muchas cosas, y eso no deje que las relaciones evolucionen, continúen.
Te sientes incomodo en presencia de los demás, de algunas personas, y te da ganas de irte, de cambiar de lugar. De Salir de donde estas en ese momento.
Te cuento que del que huyes realmente, es de ti mismo, de esa parte adolorida de ti, sufrida de ti, enojada de ti, que se siente molesta y que debiera quedarse para enfrentar dicha incomodidad, y ver que hay más allá de la misma.
Si no haces esto, eso quedara en ti siempre.
Y para ello la Cerraja te puede ayudar.
Regreso al contenido