Araticum - floralesmisioneras

Vaya al Contenido

Araticum

Diagnostico > Intuitivo > Juego de la vida > Florales
ARITICUM  Flia de las annonaceas
“Para la queja constante” Mejora el relacionamiento familiar

Para  Juego de la vida:
   Para estar en armonía, salud, felicidad es necesario salir del campo mórfico limitante de la queja. Este floral permite estar centrado en el adulto, salir del estado niño que aun reclama, se queja y protesta por cosas del pasado. Obsérvate en el día cuanto te estas quejando últimamente

Mas detalles:
Negativo: queja constante o espaciada, quejidos, gemidos
Positivo: relax, sosiego, paz
Resumen: Refleja el estado floral de  la gente que siempre se está quejando por distintos motivos. O que doliente por motivos certeros, no encuentra ecos de sus quejas. Gente convaleciente, cuyas energías solo alcanzan para esbozar una queja. Estados de convalecencia y gran debilidad.
Suele indicarse también para personas que sufren de ambientes quejosos, donde “a nadie le viene nada bien”. Tendencia a ambientes  de peleas, o de ser peleador en distintas cosas de la vida, en especial en aquellas que se podría resolver bien de otra manera.
Aspecto negativo que trata:
Para cuando por exceso de orgullo se pelea y se lucha por tener la razón. Tener razón cueste lo que cueste. Vale más la razón, que la paz. Discusiones tontas, por luchas de ego y orgullo. Nadie quiere perder, todos quieren tener la razón.  Para el. fijo, testarudo, que solo quiere pelear por su postura o punto de vista. Para cuando uno se queja de sus padres. Reclamos porque no son como yo quiero. Enojo porque las cosas no salen como yo quiero.
Aspecto positivo que brinda:
Suspirar el aroma de araticú siempre nos provocó a mis hermanos y a mí una sensación de felicidad y placer. Recuerdos felices de la infancia, de comienzo de verano, de reuniones armónicas familiares. Permite abrir la visión, para captar al otro. Permite ponerse en el lugar del otro. Fomenta una visión más amplia y profunda, permite ver lo que no está a la vista, para encontrar lo que separa, divide, hace pelear. Favorece el ponerse del lado del otro priorizando la armonía y la paz por sobre la razón
Frase: “ni la ira vengadora, ni la altanera soberbia inunden mi alma jamás” de Hawayo Takata.
Comparación: en dignific: uno se siente víctima de una situación, la sensación predominante es “pobre de mí”.
En flor del pasto: uno se queja porque nadie le reconoce ni valora lo realizado.
En el araticú: la queja es por enojo y por sentir que uno tiene la razón- queja constante.
Aspectos generales que propicia:
·     Para encontrar puntos de vistas comunes, en caso de conflictos,
·     Flor para problemas parentales.
·     Para aquellas personas que quieren imponer su criterio sin importar que es verdad o que no lo es. Solo importa lo que uno necesita que se produzca.
·     Ayuda a ver más allá en situaciones de conflicto para encontrar un punto equidistante entre ambas formas de ver las cosas.
·     Ideal para el reencuentro con la familia, con los amigos, con los seres queridos.
·     Ayuda a encontrar la conveniencia de comportarse de determinada manera, más agradable y conciliadora.
·     Especial para padres e hijos que se pelean mucho y que no ven la forma de llevarse un poco mejor.
·     Intransigencia con el propio punto de vista.
·     Manipulación de los acontecimientos para la propia conveniencia.
·     Fortalece los lazos afectivos, dando un amparo y una dicha de estar juntos y de llevarse bien
·     Mejora el relacionamiento familiar.
·     Ayuda a encontrar puntos de concordancia y así recordar el afecto que une a las personas.
·     Permite disolver asperezas en las relaciones y sentirse de esa forma parte de un todo mayor.
·     Permite enfrentar situaciones nuevas con serenidad y altura.
·     Flor para abordar lo nuevo con valor y soltura.
Cuando se da en un test intuitivo: es posible que o nos estemos quejando demasiado, o que estemos en un ambiente quejoso. Puede que formemos parte de ello y no nos demos cuenta.
Como la queja es un sonido instintivo, “un sobrante” de la vida, puede que no nos demos cuenta de ello en la mayoría de las ocasiones. Le recomendamos preguntar a su entorno: “¿me quejo mucho?”.
A la gente le cuesta admitir este estado.
Regreso al contenido